squash.com.mx El mundo del squash en un solo lugar

Preparación física, técnica y táctica de un squashista
Redacción

Elegir un entrenador, plantearse metas, conocer el reglamento y estar bien equipado son algunos de los pasos para llegar al pódium y obtener la presea dorada. Estos elementos no estarían completos sin un buen programa de entrenamiento. No se trata de correr horas, cargar pesas o hacer músculo, sin ton ni son, lo importante es reunir los elementos necesarios para ser un jugador profesional o por lo menos un campeón en su categoría. 

Realizar un programa de entrenamiento es tarea de dos, en la que el jugador y su entrenador plantearán los objetivos de cada etapa, los cuales se verán reflejados en un calendario de actividades específicas. Ambos tienen la responsabilidad de cumplirlo y dedicarle el tiempo preciso tanto para su preparación como para su implementación. Los objetivos y necesidades de cada jugador son diferentes, por esa razón el programa es personalizado. 

Lo ideal sería realizar un plan anual para incluir la etapa fuerte de torneos y el tiempo de preparación física, con la finalidad de no improvisar en cada partido, trabajar los puntos débiles y potenciar sus virtudes. El aspecto psicológico también deberá tomarse en cuenta si el objetivo es formar un squashista profesional. Practicar deporte además de favorecer físicamente al cuerpo, puede ser un canal para la formación de valores y carácter de los jugadores.

El jugador y el entrenador tienen la responsabilidad de ser puntuales y comprometidos en el cumplimiento del programa, de lo contrario si uno falla, los resultados no serán los esperados. El squashista tendrá que estar abierto a recibir por parte de su coach críticas, instrucciones y recomendaciones, además de llevarse tarea a casa, es decir procesar la información recibida, de ser posible quedarse de 10 a 15 minutos más después del entrenamiento para practicar lo aprendido. 

Felipe Trujano, entrenador, director del Programa de Apoyo Integral Infantil y Juvenil, del Squash Delta, platicó con Squash.com.mx y compartió algunas recomendaciones para cada una de las etapas que deben conformar un programa de entrenamiento, el cual debe estar conformado de la siguiente forma:

1) Preparación física
En esta etapa el jugador deberá trabajar su velocidad, fortaleza y potencia; además de la agilidad, flexibilidad, resistencia y destreza. “Normalmente el más fuerte es el que vence, entonces hay que estar físicamente mejor preparado que el rival”, comentó el entrenador Felipe Trujano, a lo que agregó: “Hay que empezar por hacerlo muy resistente, después irlo llevando para hacerlo veloz, elástico, fuerte y potente”.

2) Preparación técnica y estratégica
“Al ser un deporte de precisión es necesario tener muy buena técnica para poder armar una estrategia”, comentó el también director del Programa de Apoyo Integral Infantil y Juvenil. Es fundamental el conocimiento del reglamento, tipos de saque, recepción, desplazamientos, control sobre la pelota, cómo tomar la raqueta, y estrategias de juego: cambios de velocidad, control de la “T”, entre otros. 
“Enseñarle una escuela ofensiva, jugar las esquinas de atrás es la preparación que te permite y te da la oportunidad de que abran la bola y hagas el punto adelante, los puntos se ganan adelante, hay que aprovechar la oportunidad cuando el otro la abre, deberíamos de enseñar un sistema de juego ofensivo en las esquinas de adelante”, recomendó Trujano.

3) Preparación mental
En este proceso, es importante trabajar con el manejo de estrés, la presión de un torneo, la separación de los problemas personales del juego, entre otros puntos. Al respecto Felipe Trujano comentó: “Si nosotros nos sometemos a situaciones difíciles de exigencia mental, entonces tenemos la capacidad de templarnos y ser fuertes para aguantar las presiones tan duras que tiene este deporte. De ahí que muchos desistan y no resistan la presión en los torneos porque hay jugadores que son fabulosos en sus clubes, pero ya cuando están en los torneos no tienen la fortaleza mental, para aguantar esta batalla mental”.

Si el objetivo del squashista es ser profesional le tendrá que dedicar mínimo de 6 a 8 horas diarias, si sus aspiraciones son participar en torneos nacionales e internacionales entonces pueden ser de 3 a 4 horas diarias. “Aproximadamente nueve meses es lo que debe durar un programa en el que abarques la pre temporada, el acondicionamiento físico, la competencia y la recuperación posterior”, puntualizó el director de Squash Delta, y agregó que mínimo se debería tener un programa mensual en que se trabaje la secuencia de repetición, rutina, disciplina para la formación y generación de hábitos positivos.

Busca tu club

En esta sección podrás encontrar el club más cercano a tu zona, solo ingresa tu código postal y sabrás donde acudir.


info@squash.com.mx Todos los derechos reservados 2014

Desarrollado por Itelligent