squash.com.mx El mundo del squash en un solo lugar

Literal, no te desgarres jugando

Salud Desgarres Lesiones | 21 de Junio, 2012 | Compartir
Cuida tus músculos
Redacción

Sí, es cierto, es inevitable que cuando se está en duela uno quiere dar más del 100% con el afán de conquistar la victoria y así proclamarse el rey o la reina del squash; pero muchas veces en este intento, los músculos pueden verse seriamente lastimados y resultar en un desgarre.

Para comprender mejor este tipo de lesión es necesario saber que los músculos son tejidos elásticos que están compuestos por fibras que se contraen, estiran y  relajan a fin de crear movimiento en el cuerpo; pero cuando un músculo va más allá de sus capacidades puede resultar  en una  ruptura parcial o completa de las fibras, causando dolor, hinchazón o inmovilidad, a veces se llegan a dañar pequeños vasos sanguíneos y se crean moretones. 

Los desgarres pueden generarse principalmente porque el músculo extralimitó sus capacidades, por no haber realizado calentamiento previo, por sobre uso del músculo (ya que se puede fatigar de tal manera que se vuelve menos resistente a la presión y al estrés) o bien, por tener alguna otra lesión que todavía no termina de sanar. 

Dependiendo del nivel de lesión,  pueden clasificarse en tres tipos:

Desgarre muscular de 1er grado: También conocido como tirón sucede cuando pocas fibras musculares se dañan, se generan espasmos, leves dolores al moverse y no hay tanta disminución en la fuerza.
Desgarre muscular de 2do grado: Es un desgarre parcial, hay dolor severo, espasmos y debilidad en la parte del cuerpo dañado; a la par se generan hinchazón y moretones, hay una disminución en la fuerza, pero el movimiento todavía es posible.
Desagarre muscular de 3er grado: Deja de haber continuidad en las fibras musculares, no hay manera de contraer la parte dañada, se genera mucho dolor, hinchazón, decoloración y hematomas. 

El tratamiento de un desgarre irá en función de su grado, si se padecen los de menor escala se recomienda parar inmediatamente la actividad física, colocar hielo envuelto en una toalla (no más de 10 a 15 minutos) para reducir el dolor y la hinchazón, guardar reposo, y asistir con un especialista para que medique antinflamatorios (si el caso lo amerita). Cuando hay un desgarre de tercer grado es probable que se requiera de una cirugía. 
 
Para no llegar a estos extremos la recomendación es que se tenga una rutina de calentamiento antes de entrar a la cancha (consulta el artículo “Este es el juego del calentamiento”) y claro, no excederse más allá de los propios limites del cuerpo. 

El competir siempre exigirá desgarrarse en la cancha, pero ojo, no tomes tan literal el verbo “desgarrar”, hazlo a nivel espiritual y no corporal. 

Busca tu club

En esta sección podrás encontrar el club más cercano a tu zona, solo ingresa tu código postal y sabrás donde acudir.


info@squash.com.mx Todos los derechos reservados 2014

Desarrollado por Itelligent